Premio Nacional de Periodismo
Bases del concurso
Menú Forum
Últimas Noticias
Revista Forum
Noticias
← volver a los artículos

Discurso de Guillermo Antonio Adames, Presidente del Fórum de Periodistas, en la Gala del XX Premio Nacional de Periodismo

Fecha: 2016-05-12

Estimo oportuno contextualizarnos con los acontecimientos actuales, para comprender la cada vez más creciente necesidad de defender y consolidar la libertad de expresión e información. La labor de los periodistas en el siglo 21, parece enrumbarse por un camino sinuoso, tortuoso, cuando se investiga y se destapan los oscuros intereses económicos que se benefician ilegalmente del poder político.

Toma fuerza la figura del periodismo investigativo, desobediente, que se sale del camino convencional, que actúa con actitud crítica, pero objetiva. Que escudriña en temas complicados y de alto perfil, que descubre y denuncia. Ese periodismo, se está convirtiendo más que una modalidad, en una necesidad para eliminar la impunidad a pesar del déficit de justicia severo que nos agobia.

No debemos desperdiciar la oportunidad histórica de ser el fiel de la balanza. Exigir que el gobierno sea transparente,  que haya rendición de cuentas, y que los actuales operadores de justicia superen el oprobioso capitulo recién pasado donde algunos se convirtieron en convidados de piedra, complacientes, que acataban con temor reverencial, y hasta abyectamente, las órdenes del poder superior.

Algunos medios que comunicaban con su silencio, eran beneficiarios del  obsceno gasto en publicidad estatal que se repartía entre una minoría sorda. Sabían que tenían que pagar su cuota de gratitud mediante las malas artes de la calumnia e injuria contra los que practicaban el disenso.  Ese oprobioso capitulo, no debe repetirse en los medios.  

Sin embargo, los que practican el periodismo investigativo, que desarrollan un fino olfato para detectar la pestilencia de la corrupción, son blanco de amenazas y agresiones. En otros países, se han dado numerosos casos donde les han arrebatado la vida por investigar y denunciar redes de corrupción política, del narcotráfico o el crimen organizado. 

Para intentar neutralizar la labor de los medios, y los periodistas, el poder político se convierte a veces en repartidor de favores, pero, utilizando dinero público para tapar o enmascarar sus actos de corrupción. Tentando  y comprando a los profesionales que tienen columna vertebral gelatinosa. Lo grave es que los intentan cooptar (y con frecuencia lo logran) repartiendo dinero ajeno es decir, el de los contribuyentes.

Los periodistas, y los medios, deben representar a sus oyentes, lectores o televidentes teniendo como prioridad el interés social. La corrupción gangrena la democracia, pero a pesar del déficit de justicia tan severo que existe en muchos países, los medios independientes continúan combatiendo la corrupción denunciándola con valentía.

El ejercicio del periodismo en los medios tradicionales no está para medianos plazos. La agilidad de los medios digitales y la imposibilidad de los gobiernos de poderlos acallar, es una realidad del presente, y representan una vuelta de tuerca importante al punto de que el medio que no se ajuste a esa realidad, puede correrse el riesgo de quedar en el retrovisor de su competencia. 

La corrupción, que como la neblina, se mete por todas partes, ha ido multiplicándose geométricamente y sofisticándose al punto de que sus practicantes asaltan al erario en cantidades millonarias para poder pagar abogados de alto vuelo que los defiendan. Esa situación, puede  erosionar la estabilidad de cualquier nación. 

La combinación y complicidad entre miembros del gobierno y algunos de la empresa privada para asaltar las arcas del Estado, es una realidad que nos está mordiendo. Hay que señalar que ciertos funcionarios que ganan salario de obrero, pero tienen propiedades y bienes millonarios, no han sido tratados de manera tibia por los medios, que llaman a los pillos por su nombre.

Los medios tenemos la obligación de crear conciencia que la honestidad no es una virtud. Es una obligación. E insistir para que ese principio se aloje, se hospede,  en la mente de todos los ciudadanos. Representaría, de lograrlo, una victoria para los medios y los periodistas. 

Nos debe quedar claro que, aunque algunos pretenden banalizar los actos de corrupción,  cada denuncia cimbró la vida pública y provocó repudio. Para obtener resultados puntuales, estamos obligados a comunicar sin mentir ni herir a inocentes. Sin fabricar acontecimientos, con transparencia y honorabilidad.

Consolidar y exigir transparencia, justicia social y rendición de cuentas, nos ayudará a mantener la paz social. 

De eso: de informar con objetividad y sin temores, de analizar y encontrar la verdad dentro de la avalancha que circula por las redes sociales, es que se trata el periodismo moderno. 

Muchas gracias.

Categorias de Premiacion
Ganadores del Premio Nacional de Periodismo por Año
Nuestros Patrocinadores
Otros Enlaces

© 2017 Forum de Periodistas. Todos los derechos reservados.